8 cosas que una experta en moda jamás tendría en su clóset

Si Da Vinci se negó a un pincelazo incorrecto en su obra final, Kubrick a una mala escena en una de sus grandes películas y García Marquez a imprimir una página que no considerara  tan buena para su libro, ¿por qué creemos que en la moda nos podemos dar esos lujos?

Es decir, el fashion, como cualquier otra expresión artística, tiene reglas tácitas sobre el buen gusto y las malas prácticas en su disciplina. Los creadores mencionados pudieron agregar un elemento mediocre en su trabajo, pero se negaron, sabiendo que pondría en riesgo sus producciones. Entonces, de esa forma, nosotros debemos simularlos cuando abrimos nuestro clóset para crear atuendos y dejar fuera prendas que podrían comprometer de manera negativa la imagen que presentamos; el arte que desarrollamos.

 

Si nuestra persona es una obra de arte, los detalles deben encajar en todo momento. Peinado, chaqueta, calzado, pantalón, blusas: una serie de elementos que, en conjunto, deben lucir fantásticos y crear deleite en la audiencia (que en este caso somos nosotros mismos y las personas que nos rodean). Entonces si los artistas no se permiten un error, debemos seguir su ejemplo para poder ser expertos en moda. Debemos ser artistas.

Los siguientes son absolutos don’ts que ponen en riesgo las obras que creamos a diario para aportarle un poco de brillo al mundo.

Prendas blancas viejas

El color blanco inevitablemente se mancha y –dependiendo la tela– puede desgastarse con facilidad en un poco tiempo. Conservar blusas o playeras básicas de este color una vez que ya no se vea como cuando salió de la tienda es un absoluto don’t para las fanáticas de la moda; se ve de mal gusto y no resalta como en las primeras veces que las usamos, así que es necesario renovarlas de vez en cuando.

Tacones incómodos

La mayoría de las mujeres cree que todos los tacones son incómodos, pero probablemente usan algún tipo inadecuado para sus pies. Al usarlos ponen en riesgo su integridad física, además de que parece como si apenas aprendieran a caminar. No es atractivo en ningún momento y nos cansaremos eventualmente, así que es mejor buscar otro calzado que no sea tan dañino para nuestro cuerpo e imagen.

Pantalones desgastados

Un problema constante de la moda actual, es que la mayoría de las personas no saben cómo lavar su ropa y debido a esos malos procesos, prendas como los pantalones se desgastan fácilmente y nos aportan un look viejo y mal visto. Los jeans pierden su color y aunque estén de moda las rasgaduras, no se ven tan bien como cuando nosotros las hacemos. Hagámosle justicia a los diseños y usemos la ropa por el tiempo que sea posible, antes de que se vea horrenda.

Zapatos de tela negros antiguos

Los zapatos de tela negros son una maravilla, pero también una prenda cuyo periodo de vida es corto si no los tratamos con cuidado. Después de lluvias, pisadas, lavados y demás usos extremos, pierden su tonalidad y comienzan a tornarse grises, revelando su condición desgastada. Es prescindible eliminarlos del clóset y desecharlos en cuanto veamos que pierden su atractivo, pero también podemos optar por pintarlos de nuevo con materiales especiales y darles una segunda oportunidad.

Prendas con manchas

Definitivo: nunca debemos tener ropa manchada en el clóset. No, no importa si “no se ve tanto”. Si se aprecia un pequeño intruso en nuestra inmaculada prenda, es necesario erradicarla por todos los medios posibles o desecharla, pues será un invasor horrendo en un outfit llamativo. Las expertas en moda saben cuándo dejar ir la ropa sin importar qué tan bella fue en un tiempo, pues deben darle paso a lo nuevo y lucir siempre perfectas.

Chaquetas/abrigos rotos

“Es un pequeño hoyo” no es suficiente pretexto. O lo cosemos o es necesario decirle adiós, especialmente en estas prendas que son los principales elementos en la moda de invierno. En años recientes los parches han tenido una alza en tendencias, pero no es recomendable usarlos todo el tiempo ni en cualquier área de nuestra ropa, así que debemos encontrar la manera de evitar las prendas rotas, pues se pueden desgarrar y hacen que nos veamos punk sin desearlo.

Bufandas sucias

Claro. Las bufandas las usamos sólo unas cuantas veces y es una prenda superficial. No se puede ensuciar, ¿cierto? Si pensaste en una respuesta afirmativa, estás en un error. Aunque suelen estar fuera del contacto con el cuerpo, están más expuestas que los abrigos o los pantalones y, entonces, nuestro rostro es el primero en ser víctima. Hace ver opaca la parte superior del atuendo y es absolutamente desagradable. Es necesario lavarlas de vez en cuando para que parezcan nuevas.

Medias rotas

Si no eres punk, skate, metalera o hipster, nunca debes usar medias rotas. Se ve mal, tu outfit parece incompleto, todo se percibe como desgastado y es tan vergonzoso como que se rompa un tacón a la mitad de la calle. Si tenemos buen los medios para lucir como deseamos, no hay porqué tener nunca este problema.

Crear una obra de arte requiere pasión, dedicación y una atención al detalle que se asemeje a la que tenían Kubrick y Da Vinci, pues ellos sabían que un error podía arruinar para siempre una obra y que no podía ser perdonado. Debemos percibir la moda como un arte para apreciarlo por completo y saber la importancia de eliminar ciertas prendas de nuestro clóset. Así veremos que, además de un trabajo arduo, es una forma de producir un atuendo brillante que encaje con el entorno y nos haga sentir libres, plenos y seguros con nuestro cuerpo y en cómo nos vemos.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *